Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
También Dios tiene su infierno: su amor por los hombres.
         Nietzsche

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
5301395
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - El cuenco iluminado
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » RELATOS-POEMAS » El cuenco iluminado
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
El cuenco iluminado
MensajePublicado: Wed May 31, 2006 3:25 pm Responder citando
manos
Moderador
Moderador
Registrado: Jan 15, 2005
Mensajes: 115
Ubicación: Girona - España





- Hace mucho tiempo, en un lejano país, hubo un rey al que le placía oír a todos los sabios que atravesaban sus tierras, con la intención de aprender de la erudición de éstos y así, aquel buen rey día tras día y una vez finalizadas sus audiencias oficiales, hacía pasar a sus habitaciones privadas a todos aquellos sabios que sus ministros e inspectores habían conseguido encontrar atravesando aquel reino y con ellos departía sobre cualquier tema que ampliara su saber.

- Un buen día, uno de estos sabios le contó que existía un recipiente ?no se sabía dónde? que desprendía luz propia y que en su estructura contenía la fuente de toda sabiduría.

- El buen rey, convocó a sus mejores caballeros y con las ansias que proporciona la aventura y el más maravilloso afán de conquista del conocimiento supremo, partió a recorrer los caminos del mundo en el convencimiento de que la importancia del objeto que buscaban, bien merecía arrostrar todo tipo de riesgos y afrontar cualquier contingencia. Tras largos años de aventuras y luchas en que unas veces vencedor y otras veces vencido, aquel rey fue perdiendo a sus caballeros bien por enfermedades malignas, por hambre o en los enfrentamientos en combate leal con enormes enemigos, y fue convenciéndose de que tras años de lucha y búsqueda, no había conseguido más que ir envejeciendo y haber enterrado al borde de los caminos a aquellos aguerridos caballeros que con armaduras fulgurantes y al grito de victoria, iniciaran junto a él un día lejano, aquella descabellada andadura.

- Entristecido aquel buen rey por tal evidencia, dio orden a sus caballeros para que regresaran a sus cuarteles y él asumió humildemente que debía volver a sus ocupaciones ordinarias que un día abandonara para perseguir una utopía.

- Estaba llegando a las proximidades de su castillo cuando vio junto al camino, la figura familiar a un hombrecillo que era famoso en todo el reino porque desde siempre había estado allí -junto a la pequeña fuente- con la obsesión de ofrecer agua a todos los caminantes; éste se le acercó con un cuenco que contenía agua y se la ofreció diciéndole "sea bienvenido mi rey".

- El rey no podía comprender como había podido reconocerlo pues tras aquellos largos años ya nadie podía acordarse de su cara y sus vestiduras estaban ajadas y sucias y no quedaban sobre él o su cabalgadura, ningún signo ostentoso de su jerarquía.

- El rey aceptó en silencio y con perplejidad, pero cuando fue a beber, observó el cuenco y vio que brillaba, exclamando:

- ¡Este es!... el vaso que tanto tiempo busqué y que tanto me hizo sufrir.
- ¡Me reconociste porque eres poseedor de su sabiduría!

- El hombrecillo contestó:

- ?No sé porqué un vaso tiene que hacer sufrir? siempre lo he tenido, desde antes que vos os marcharais abandonando el reino, y nunca me causó daño alguno.
- En cuanto a reconoceros, es verdad que el cuenco me indicó que sois el rey.

- El rey algo confundido insistió:

- ¿Cómo es que el vaso ha llegado hasta ti y sin embargo yo no pude hallarlo a pesar de buscarlo por todos los caminos?

- El hombrecillo respondió:

- Señor tal vez sea, porque yo nada busco del saber y solo me preocupo de dar de beber agua a los caminantes.

Anónimo
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
El cuenco iluminado
Foros de discusión » RELATOS-POEMAS
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin